Comunidades / Pamplona

En la calle de Jarauta, de precario

8-XII-1583 inauguran las Carmelitas Descalzas su estancia en Pamplona, habilitando como convento provisional la casa solariega de Da Beatriz de Beaumont en calle Jarauta. Es la primera fundación al año exacto de la muerte de Teresa de Jesús.

En la Plaza del Castillo, en su primer convento

Fotografía

En 1604 estrenan convento sito en los solares que hoy ocupan el Banco Central y el Gobierno de Navarra. La entrada a la iglesia por la Plaza del Castillo. El templo, de buenas proporciones, tuvo seis altares con sus respectivos retablos.

22-X-1794 ante el peligro de invasión de los franceses las religiosas huyen a Logroño. El virrey, conde de Colomera, lo convierte en cuartel del rey. Retornan el 8-X-1795.

1-XI-1813 cesan las luchas mantenidas desde de julio contra los franceses y el convento queda bastante dañado.

7-IX-1823 las monjas se refugian en el convento de los Carmelitas de la calle Descalzos a causa de los bombardeos de la ciudad, entre constitucionalistas y liberales. Regresan el día 20 y lo encuentran semiderruido. 17-X-1834 en la guerra entre carlistas y cristinos les ordenan abandonar el convento. Ya no volverán.

Viviendo de alquiler

19-X-1834 se instalan en el Arcedianato de Cámera, ubicado en el Instituto Navarro de Administración Pública.

10-II-1837 ocupan el convento de los Carmelitas, expropiado por Mendizábal, y permutan la propiedad. 11-X-1838 demolición del convento de la Plaza del Castillo. 1895 los Padres Carmelitas retornan a Pamplona y para recuperar su convento, edificarán uno nuevo a las Carmelitas, para lo cual en febrero de 1899 compran solar en la calle Salsipuedes y en 17-V-1899 se bendice y se pone la primera piedra.

En el convento actual

Fotografía

21-XII-1900 las monjas toman procesión al nuevo convento. 18-I-1901 a hombros de religiosos carmelitas se traslada devotamente el cuerpo incorrupto de la Madre Catalina de Cristo. 19-III-1902 se descubre el retablo central, costeado por las monjas, con imágenes del convento primitivo. FotografíaEn 1906 se inauguran los dos retablos del crucero, con imágenes del convento primitivo. En 1925 se instalan dos retablos en las paredes laterales en honor de Sta Teresa del Niño Jesús y del Niño Jesús de Praga, que se retiraron después del Concilio Vaticano II, y se veneran las imágenes sobre sendas repisas. 22-II-1916 se colocan en sus hornacinas la imagen de San José y los dos llorones de la fachada, tallados en Barcelona.

Semblanza

La fundadora del Carmelo Teresiano en Pamplona fue la M. Catalina de Cristo, que con cinco religiosas de Soria, el 8-XII-1583, se instaló provisionalmente en la calle Jarauta.

Servidora de los pobres

Fotografía

Tenía 38 años. Era esbelta, muy bien parecida, con rasgos acusados de fortaleza de voluntad, y de atractivo y solicitud maternal. Natural de Madrigal de las Altas Torres, de familia hidalga y acomodada, se distinguió, por decisión propia y ejemplo familiar, por el servicio heroico a los pobres. Y para ello, despreció su hidalguía y cualquier privilegio fundado en la nobleza de sangre. Copió este talante de Jesucristo en la Cruz y en la Eucaristía. Siempre alegre; comunicativa: quizá no se percató de su extraordinario don de persuasión y de entusiasmo.

En el convento de Medina del Campo

En 1571 Santa Teresa, aunque prevenida en contra, la admitió en el Carmelo de Medina del Campo, sólo con oírla respirar, ya con 27 años, hecha en su personalidad humana y cristiana.

En Soria como priora

Fotografía

Y en 1581 la eligió, aunque tenía fama de iletrada, como priora de la fundación de Soria: había asimilado genialmente el espíritu teresiano. Y lo transmitió con suavidad y radicalidad de madre en el breve tiempo que allí estuvo. En Soria entusiasmó para el Señor a dos navarras, auténticos ejemplares de mujer: Breatriz de Beaumont y Leonor de Ayanz, pronto Leonor de la Misericordia, secretaria inseparable y biógrafa de Catalina. Ambas tramaron la fundación de Pamplona.

En Pamplona

Catalina cayó de pies en esta ciudad. Fuera del convento: amistades leales, limosnas generosas, vocaciones de calidad. Dentro: amor de Dios.

En Barcelona

De repente, la obediencia. El superior: "Cuanto antes, a fundar a Barcelona". A los tres días, Catalina en camino con cinco religiosas y una aspirante. Llegan el 14-VI-1588. Aunque convertida en pasto de enfermedades casi desde la llegada, asienta la comunidad en el auténtico carisma teresiano. Rápidas y valiosas vocaciones, generosos bienhechores del monasterio. Incluso los virreyes acuden a oír su parecer. Retablo de alegría y de desvelo por las demás en el dolor, muere el 3-I-1594, en olor de santidad.

Olor de santidad y cuerpo incorrupto

Olor de santidad que estalla en agosto, cuando exhuman el cadáver y aparece más hermoso que en vida. Hasta el rey Felipe III y Margarita de Austria con la corte lo veneran el 29-VI-1599 y al día siguiente el Nuncio del Papa y el Obispo de Barcelona. Una comisión de médicos y cirujanos lo examinan y certifican ante notario que su estado es preternatural. Curaciones milagrosas. En abril de 1604, es traslado sigilosamente a Pamplona. Desde entonces es el tesoro de las monjas, que lo veneran como reliquia santa.

Contacto y Localización

Carmelitas Descalzas
Salsipuedes, 1
31001 PAMPLONA
Teléfono 94 822 2767
cardespam@hotmail.com
Google maps

Carmelitas Descalzas de la Federación de San Joaquín de Navarra.
Copyright © 2015- 2018